Autor: Sandra Soriano Díez

Vitaminas y nutrientes para el cabello, ¡sanéalo desde la raíz!

Existen algunas vitaminas y nutrientes que se han relacionado con la salud del cabello y que podrían ayudar a prevenir la caída y promover el crecimiento saludable de tu pelo, ¿lo sabías? Lo cierto es que tu dieta también tiene mucho que decir en el aspecto de tu pelo —por eso queremos explorar cuáles son las vitaminas y nutrientes para el cabello que te conviene incluir en la dieta—. No solo eso, elegir los nutrientes que benefician la salud capilar también mejoran el aspecto de tu piel y uñas.

Recuerda que todo puede afectar a la pérdida del pelo, lo que comes, si tomas algunos medicamentos, tus hábitos de vida, si descansas lo suficiente… Con los años, se está demostrando que la dieta es un componente prioritario para la salud y que condiciona mucho no solo nuestra predisposición a ponernos enfermos, también incluye en nuestro aspecto. Es decir, que la belleza también se nutre. La nutrición es una de las claves fundamentales para todo.

Vitaminas y nutrientes para el cabello

Somos lo que comemos. Todas las células del cuerpo necesitan energía para cumplir con sus funciones. El pelo no se queda atrás. Como ya hemos visto en el post sobre el ciclo del pelo, tu cabello tiene vida propia, nace, crece y muere de modo constante. Que lo siga haciendo durante mucho tiempo, depende de la genética —de acuerdo— pero también intervienen otros muchos factores. La dieta y el estilo de vida es uno de ellos.

Estas son algunas vitaminas y nutrientes para el cabello que pueden ser beneficiosos para tu pelo:

  • Vitamina A: Es esencial para la salud del cuero cabelludo y ayuda a mantener el cabello hidratado. Sin embargo, el exceso de vitamina A puede tener un efecto contrario y contribuir a la pérdida del cabello. Por lo tanto, es importante consumir la cantidad adecuada de vitamina A. Las fuentes alimenticias de vitamina A incluyen zanahorias, boniatos, espinacas y pimientos rojos.
  • Vitamina D: La vitamina D es esencial para la salud ósea, pero también se ha relacionado con la salud del cabello. Los estudios han demostrado que la deficiencia de vitamina D puede contribuir a la caída del cabello. Las fuentes alimenticias de vitamina D incluyen pescado graso, huevos y productos lácteos fortificados.
  • Vitamina E: La vitamina E es un antioxidante que ayuda a mejorar la circulación sanguínea y a promover el crecimiento del cabello. Las fuentes alimenticias de vitamina E incluyen nueces, semillas y aceites vegetales.
  • Vitamina B-complejo: Las vitaminas B, como la biotina, la niacina y la vitamina B12, son importantes para la salud del cabello. La biotina, en particular, se ha relacionado con el crecimiento del cabello y la prevención de la caída del cabello. Las fuentes alimenticias de vitaminas del complejo B incluyen carnes, pescados, huevos, legumbres y verduras de hoja verde.
  • Hierro: La deficiencia de hierro es una de las principales causas de la caída del cabello. El hierro es esencial para la producción de glóbulos rojos y para el suministro de oxígeno y nutrientes al cuero cabelludo y los folículos pilosos. Las fuentes alimenticias de hierro incluyen carne roja, aves de corral, mariscos, espinacas y legumbres.
  • Zinc: El zinc es un mineral esencial para la salud del cabello. Ayuda a mantener la producción de queratina, que es una proteína importante para el cabello y las uñas. Las fuentes alimenticias de zinc incluyen ostras, carne roja, nueces y legumbres.

Es importante destacar que la suplementación con vitaminas y nutrientes para el cabello debe ser supervisada por un profesional de la salud. Como hemos visto, tanto el exceso de algunas vitaminas y minerales como el déficit puede ser perjudicial para la salud. Además, la pérdida de cabello puede estar ocasionada por muchas razones diferentes, por lo que es importante hablar con un médico especialista que pueda determinar la causa subyacente de tu alopecia y recibir el tratamiento adecuado. ¿Te vienes a Clínicas Vögel? ¡Pide cita hoy mismo!

El ciclo del pelo

¿Conoces el ciclo del pelo? ¿Sabes cuánto tiempo de vida tiene cada uno de tus pelos? Quizá te sorprenda saber que no, el pelo no dura para siempre. Cada uno de tus cabellos vive entre uno y cuatro años de media. Ahora bien, si nada lo impide, el pelo que muere y cae siempre deja un reemplazo. Además, cada pelo tiene un ciclo diferente y no todos se caen al mismo tiempo. ¿Te imaginas lo que pasaría si cada uno, dos o tres años se cayeran todos los pelos a la vez y empezaran a salir nuevos? No podríamos mantener un corte de pelo más allá de cuatro años de media. Por suerte, no funciona así.

En este artículo queremos explicarte cómo es el ciclo del pelo para que tengas claro su funcionamiento y puedan interpretar mejor las señales si es que te estás quedando calvo. Sea como sea, es un conocimiento que no está de más saber. ¿Tienes curiosidad sobre el ciclo del pelo? Pues buceemos en ¡el fascinante mundo del pelo!

¿Qué es el ciclo del pelo?

El ciclo del pelo es el proceso natural de crecimiento, caída y reemplazo de los folículos pilosos. Este ciclo consta de 4 fases. El ciclo completo puede durar entre uno y cuatro años. Ahora bien, las diferentes fases pueden estar condicionadas por algunos factores como los genes, tu estilo de vida o el tan-malo-para-todo estrés.

Antes de entrar en materia sobre el ciclo piloso o capilar, es necesario manejar ciertos tecnicismos o léxico apropiado. Por ejemplo, ¿conoces estos términos?

Aspecto del folículo piloso
  • Epidermis: es la capa externa de la piel, donde aparece el cabello.
  • Folículo piloso: el hueco en la epidermis en el que crece el cabello. La anatomía del folículo se compone del bulbo piloso, el músculo erector y las vainas.
  • Glándulas sebáceas: se encuentran dentro del folículo piloso y se encargan de segregar una sustancia que hidrata el pelo.
  • Músculo erector del pelo: también conocido como piloerector. Es un músculo pequeño e involuntario, formado por fibras lisas, que se encarga de que el pelo crezca de la forma adecuada, es decir, perpendicular a la línea de la piel. Esto hace que el cabello del cuero cabelludo crezca de forma diferente del vello, que lo hace pegado a la piel.
  • Vainas: podemos diferenciar dos, la externa que rodea al folículo y la interna, esa que separa el tallo del pelo de la vaina externa.

Las etapas del ciclo del pelo

Veamos en qué consiste cada una de las etapas del ciclo del pelo:

Fase anágena

También conocida como la fase de crecimiento, es la etapa en la que el cabello comienza a crecer desde la raíz del folículo piloso. Puede durar de dos a seis años y la longitud del cabello puede llegar a medir hasta 60 centímetros.

En esta etapa el pelo nace y crece sano. Lo hace de forma lineal; es decir, que las células que promueven el crecimiento del pelo tienen una actividad continuada. En cada persona esta etapa dura un tiempo determinado, cuando más dure, más largo será el cabello.

Fase catágena

Esta es la etapa de transición, en la que el cabello deja de crecer y se prepara para caer. Durante esta fase, el folículo piloso se encoge y se desprende del suministro de sangre, lo que hace que el cabello se debilite y se desplace hacia la superficie de la piel. Esta fase dura unas pocas semanas —entre 3 y 6—. Si en la fase anterior la actividad de las células era constante, en esta fase la actividad cesa.

Fase telógena

Es la etapa final del ciclo del pelo, en la que el cabello se cae y el folículo piloso descansa y se prepara para comenzar un nuevo ciclo. Durante esta fase, que dura de tres a cuatro meses, el cabello se cae de forma natural y se reemplaza por un nuevo cabello que crece en la misma raíz.

Fase exógena

Aunque el ciclo del cabello suele explicarse en tres fases, podríamos señalar una cuarta en la que el cabello muerto se desprende del cuero cabelludo. Es decir, esta etapa, se produce la caída del cabello y se reemplaza por uno nuevo.

Una vez que se completa la fase exógena, el ciclo del pelo comienza nuevamente con la fase anágena. Cada folículo piloso tiene su propio ciclo de crecimiento y caída, lo que significa que no todos los folículos pilosos se encuentran en la misma fase del ciclo en un momento dado.

El ciclo del pelo

Es importante tener en cuenta que el ciclo del pelo es un proceso natural y normal que ocurre en todo el cuerpo. La mayoría de las personas pierden entre 50 y 100 cabellos al día, lo que es normal y no debe ser motivo de preocupación. Sin embargo, si experimentas una pérdida de cabello significativa o notas una disminución en la densidad del cabello, es importante hablar con un profesional del pelo para determinar la causa subyacente y, en caso necesario, recibir el tratamiento adecuado. Si tienes dudas, pide cita en Clínicas Vögel.

¿Qué hacer si me estoy quedando calvo?

Esta es quizás una de las preguntas que más personas se hacen cuando empiezan a ver las primeras señales de la pérdida de cabello. «¿Qué hacer si me estoy quedando calvo?». Lo cierto es que puedes hacer muchas cosas. Para empezar puedes revisar tus hábitos de vida y valorar si puedes mejorarlos. No te imaginas lo que una buena dieta, ejercicio regular, descanso y atender a tu salud mental pueden conseguir en tu piel, tu pelo y tu salud en general.

Además, si te estás quedando calvo, hay varias cosas que puedes hacer para tratar la pérdida de cabello. Veamos algunas opciones:

1. Toma medicamentos o usa champús anticaída

Si la frase «me estoy quedando calvo» es un runrún constante en tu cabeza, es imprescindible poner manos a la obra. Como para muchas personas, quizá uno de tus primeros impulsos es echar mano de la farmacia. ¡Santo remedio! Aunque no tiene por qué ser la solución que consideres primero, es quizás una de las más socorridas. De ahí que haya una gama tan amplia en el mercado de productos de farmacia y parafarmacia destinados a frenar la caída del cabello. No elijas lo primero que veas, o lo que usa un amigo o le ha ido fenomenal a tu primo.

  • Esto es imprescindible que te lo receta un profesional médico. Y no solo sirve recetarlo sin más, lo ideal es hacer un reconocimiento exhaustivo de tu caso y valorar los pasos a seguir con tu médico. En Clínicas Vögel te garantizamos un seguimiento y diagnóstico personalizado.
  • En cualquier caso, un especialista podría valorar recetarte algún medicamento. Hay algunos ara los que no se requiere receta, pero aun así te recomendamos que consultes siempre con el médico. Un ejemplo es el medicamento tópico Minoxidil. Se aplica directamente en el cuero cabelludo y se ha demostrado que ayuda a estimular el crecimiento del cabello. Está disponible en forma líquida o en espuma. Se aplica dos veces al día en el cuero cabelludo seco y se deja secar antes de peinar o cubrir el cabello.
  • También puedes valorar usar algún tipo de champú anticaída. Hay muchas opciones en el mercado. Eso sí, lo ideal es pedirle a un profesional que te ayude a elegir el mejor para tu alopecia.

2. Plasma rico en plaquetas

Es un tratamiento que consiste en utilizar la propia sangre del paciente para estimular el crecimiento del cabello. Podemos considerarlo una alternativa al trasplante o injerto capilar, pero también como un tratamiento de refuerzo mientras esperas el trasplante. El plasma es el componente líquido de la sangre. Además de plaquetas, contiene proteínas, anticuerpos y factores de crecimiento. Estos últimos, junto con las plaquetas, pueden ayudar a estimular el crecimiento de tu cabello.

3. Pelucas o extensiones de cabello

Si estás buscando una solución temporal, las pelucas o extensiones de cabello pueden ser una buena opción. Hay muchas opciones disponibles, desde pelucas completas hasta extensiones parciales, y puedes elegir un estilo y color que se adapte a ti. Puedes ampliar la información en nuestro post sobre alternativas al injerto capilar. Aunque no es una solución con la que se siente cómodo todo el mundo, sí puede ser una forma rápida de actuar si te ronda por la cabeza eso de «qué hago si me estoy quedando calvo».

4. Injerto de pelo

Ya sabes, el procedimiento definitivo. Se trata de una intervención quirúrgica que consiste trasplantar cabello de áreas de la cabeza que tienen un crecimiento saludable a áreas calvas. Este procedimiento puede ser efectivo, pero requiere de algo más de inversión y podría requerir varias sesiones. En todo caso, lo mejor es que un especialista evalúe tu caso y te recomiende la mejor hoja de ruta en tu caso. Podría ser la cirugía, pero también podrías obtener buenos resultados con algunas de las otras opciones. Recuerda que hay varias técnicas:

5. Estilo de vida y cambios en la dieta

Mantener un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada puede ayudar a mantener la salud del cabello y reducir la caída. Es decir, procura consumir suficientes proteínas, vitaminas y minerales, y evita el consumo de tabaco y alcohol. Si a eso le añades ejercicio regular y la práctica de rutinas que te ayuden a alejar de tu vida el estrés, lo más seguro es que tu pelo refleje buena salud.

Recuerda que pérdida de cabello es común y natural. Muchas personas experimentan algún tipo de pérdida de cabello en algún momento de su vida. Si bien puede ser preocupante, como ves, hay muchas opciones disponibles para tratar la caída del pelo y ayudarte a sentirte más seguro y cómodo con tu apariencia. Si estás preocupado por este tema, habla con un profesional para determinar la mejor opción para ti. Pide cita en Clínicas Vögel.

Alopecia androgénica: causas, síntomas y tratamientos

Seguro que has oído hablar de ella porque es el tipo de alopecia más frecuente. En este artículo te lo contamos todo sobre la alopecia androgénica y cómo puedes ponerle remedio si crees que te estás quedando sin pelo.

¿Qué es la alopecia androgénica?

La alopecia androgénica, también conocida como calvicie de patrón masculino o femenino, es una forma común de pérdida de cabello que afecta tanto a hombres como a mujeres. De hecho, se estima que alrededor del 50% de los hombres y el 25% de las mujeres experimentan algún grado de alopecia androgénica en algún momento de sus vidas.

Causas de la alopecia androgénica

Hablamos de alopecia androgénica cuando los folículos pilosos se vuelven más sensibles a los andrógenos, las hormonas masculinas que se producen en el cuerpo tanto en hombres como en mujeres. Ahora bien, ¿a qué tipo de andrógenos nos referimos? Uno de los más conocidos es la testosterona, pero también hay otros, como la dihidrotestosterona (DHT), que se derivan de la testosterona y son más potentes.

Cuando los andrógenos se unen a los receptores de los folículos pilosos, pueden reducir su tamaño y producir cabellos más finos y cortos. Con el tiempo, los folículos podrían dejar de producir cabello por completo. De esta forma se llegaría a la pérdida de cabello permanente.

La alopecia androgénica suele ser hereditaria y puede transmitirse a través de los genes de la madre o del padre. Los hombres tienen un mayor riesgo de desarrollar alopecia androgénica debido a que tienen niveles más altos de andrógenos que las mujeres, pero las mujeres también pueden sufrir este tipo de alopecia.

Síntomas de la alopecia androgénica

La alopecia androgénica puede manifestarse de diferentes formas en hombres y mujeres:

  • En los hombres, la alopecia androgénica suele comenzar en las sienes y la coronilla y avanzar hacia la parte superior de la cabeza. El cabello ir debilitándose gradualmente y formar una «M» o una «U» invertida en la línea del cabello. También pueden aparecer parches o calvas en la parte superior de la cabeza.
  • En las mujeres, la alopecia androgénica puede causar una pérdida de cabello difusa en la parte superior de la cabeza. El cabello puede adelgazarse en la parte central del cuero cabelludo, pero la línea del cabello generalmente se mantiene intacta.

Tratamientos para la alopecia androgénica

A pesar de que no existe una cura para la alopecia androgénica, hay varios tratamientos que pueden ayudar a frenar o revertir la pérdida de cabello.

  • Ciertos medicamentos que debe recetarte un profesional como:
    • Minoxidil: que se aplica directamente en el cuero cabelludo. Funcionaría dilatando los vasos sanguíneos del cuero cabelludo, lo que aumenta el flujo sanguíneo a los folículos pilosos y estimula el crecimiento del cabello. El minoxidil suele ser más efectivo en los primeros estadios de la alopecia androgénica y puede tardar varios meses en mostrar resultados.
    • Finasterida: un medicamento oral que se usa para tratar la alopecia androgénica en hombres. Se cree que funciona bloqueando la conversión de la testosterona en DHT, lo que reduce los niveles de DHT en el cuerpo y ayuda a proteger los folículos pilosos. Ten en cuenta que la finasterida puede tener efectos secundarios como disfunción eréctil y disminución del deseo sexual en algunos hombres.
  • Trasplante de cabello: es decir, el procedimiento quirúrgico que implica trasplantar pelo de áreas de la cabeza que tienen un crecimiento saludable a áreas con poco cabello. Este procedimiento puede ser efectivo, ya sea con la técnica FUS o FUE.
  • Suplementos y vitaminas: algunos suplementos y vitaminas, como el hierro, la biotina y la vitamina D, pueden ayudar a mantener la salud del cabello y mejorar su crecimiento. Sin embargo, es importante hablar con un especialista antes de tomar cualquier suplemento o vitamina para la alopecia androgénica.
  • Estilo de vida y dieta sana: mantener un estilo de vida saludable y una dieta equilibrada puede ayudar a mantener la salud del cabello y reducir su pérdida. Así que trata de comer suficientes proteínas, vitaminas y minerales, y evita el consumo de tabaco y alcohol.

Como ves, la alopecia androgénica puede afectar tanto a hombres como mujeres. No obstante, si la detectas a tiempo es posible mejorar la densidad de cabello. Por eso, no dejes de estar atento a las señales de que te estás quedando sin pelo. Si crees que necesitas un diagnóstico certero, no dudes en venir a visitarnos. En Clínicas Vögel somos especialistas en injerto capilar y te ofrecemos un tratamiento personalizado y ajustado a tus necesidades.

7 causas de la caída el cabello, ¿cuáles puedes prevenir?

¿Por qué se cae el pelo? La pérdida del cabello es un problema común que afecta a hombres y mujeres de todas las edades. Debemos partir de la base de que el ciclo de crecimiento del pelo hace que las personas renovemos cada día una pequeña cantidad de nuestro cabello. Esto es así porque el 85% del cabello está en fase de crecimiento y cuando alcanza su máximo potencial y ya no puede crecer más, se cae. Ahora bien, hay personas que presentan una pérdida excesiva de pelo que ya no se relaciona con el ciclo del cabello. ¿Sabías que existen varias causas de la caída del cabello? Algunas son temporales y otras permanentes.

En este artículo, conoceremos algunas de las causas de la caída del cabello más comunes. Recuerda que estas causas pueden provocar más de un tipo de calva o alopecia. Además, exploramos las estrategias que podemos seguir para evitar que sean causa de nuestra propia caída de cabello. A veces, prevenir es curar. ¡Vamos a ello!

Causas de la caída del cabello

1. Genética

La pérdida del cabello hereditaria es la causa más común de la calvicie en los hombres. Este factor también puede afectar a las mujeres. El patrón masculino de calvicie está causado por una combinación de factores genéticos y hormonales que afectan la sensibilidad del folículo piloso a las hormonas masculinas, como la testosterona. La calvicie femenina es similar pero menos común y suele afectar a la parte superior del cuero cabelludo.

2. Cambios hormonales

Los diferentes cambios hormonales que se producen en el cuerpo constituyen una de las principales causas de la caída del cabello temporal o permanente. Por ejemplo, las mujeres pueden perder cabello durante la menopausia debido a la disminución de los niveles de estrógeno en el cuerpo. El embarazo también podría desencadenar una alopecia femenina; la buena noticia es que es una situación totalmente temporal.

Los hombres, por su parte, pueden experimentar la pérdida del cabello por al aumento de los niveles de dihidrotestosterona (DHT), una hormona derivada de la testosterona. Es posible reducir estos niveles con tratamientos médicos individualizados para lo que es muy importante que un profesional valore tu caso.

3. Estrés

El estrés emocional o físico puede desencadenar la pérdida temporal del cabello. El estrés provoca la liberación de hormonas como el cortisol, que puede afectar el crecimiento del pelo. Esta es una de las causas de la caída de cabello, la relacionada con el estrés, que tiene una peculiaridad: a menudo es temporal. Es decir, el cabello volverá a crecer una vez que el estrés se haya reducido. Por lo tanto, si prevés épocas de estrés y coinciden con una pérdida más acusada de cabello, trata de encontrar formas de reducir el estrés. Ya sea practicar tu deporte favorito, hacer senderismo, yoga o meditación… ¡Tu pelo te lo agradecerá!

4. Medicamentos

Algunos medicamentos pueden causar la pérdida del cabello como efecto secundario. Los medicamentos para la quimioterapia son el ejemplo paradigmático, pero otros fármacos como los antidepresivos, los medicamentos para la presión arterial y los anticoagulantes también pueden convertirse en causas de la caída del cabello.

Si debes someterte a sesiones de quimioterapia, puedes consultar con tu médico la posibilidad de utilizar un gorro de frío, ya que podría disminuir la pérdida de cabello. Sin embargo, debes tener en cuenta que el pelo volverá a acrecer cuando se interrumpan estas sesiones; por lo que se trataría de una alopecia temporal.

En el caso de otros medicamentos, puedes valorar con tu médico la posibilidad de cambiar la medicación si observas que te hace perder mucho pelo. Pero bajo ningún concepto tomes esta decisión por tu cuenta.

5. Nutrición

¡Somos lo que comemos! Si elegimos una dieta poco saludable y carente de nutrientes esenciales, podríamos comprometer la salud del cabello y provocar su caída. La falta de proteínas, hierro y otros nutrientes importantes puede debilitar los folículos pilosos y hacer que el cabello se caiga más fácilmente. Así que, plantéate tu dieta a fondo. Intenta comer más frutas y verduras y lo menos procesado posible; tu pelo lucirá sano y radiante.

6. Enfermedades y afecciones médicas

Algunas enfermedades y afecciones pueden desencadenar la pérdida del cabello:

  • La alopecia areata es una afección autoinmunitaria que causa la pérdida de parches de cabello en el cuero cabelludo.
  • La tiroides hiperactiva o hipotiroidea también puede afectar el crecimiento del cabello.
  • Las infecciones del cuero cabelludo, como la foliculitis, pueden causar la pérdida del cabello temporal.

En estos casos, un profesional puede pautar el mejor tratamiento para ti, siempre y cuando se valore pormenorizadamente el caso y se encuentren las causas de la caída del cabello concretas.

7. Tratamientos cosméticos

El uso excesivo de productos químicos en el cabello, como tintes y tratamientos de alisado, puede dañar los folículos pilosos y hacer que el cabello se caiga. Las técnicas de peinado, como los peinados apretados o las trenzas africanas, también pueden hacer que las raíces del cabello se debiliten y se caigan. También debes tener precaución al usar herramientas de peinado que calientan el pelo, como planchas y secadores de cabello, ya que el calor excesivo puede dañar el cabello y provocar su pérdida.

Como ves, la pérdida del cabello puede estar causada por una variedad de factores, desde genética y cambios hormonales hasta estrés, medicamentos y nutrición. Es importante identificar la causa subyacente de la pérdida del cabello y tratarla de manera adecuada. Si bien algunos tipos de pérdida del cabello pueden ser permanentes, como la calvicie de patrón masculino, otros tipos pueden ser temporales y el cabello puede volver a crecer una vez que se trata la causa subyacente.

Mantener una dieta saludable y evitar productos químicos y herramientas de peinado excesivos también puede ayudar a prevenir la pérdida del cabello y mantener un cabello sano y fuerte. Si experimentas una pérdida significativa del cabello o tienes alguna preocupación relacionada con la salud del cabello, ven a Clínicas Vögel. Te garantizamos un diagnóstico adecuado y un tratamiento personalizado.

El injerto de pelo, cuánto dura y otras inquietudes sobre el tiempo

Seamos honestos, ponerse pelo no es barato. Así que es normal que quieras saber, sobre el injerto de pelo, cuánto dura. Pero cuánto dura qué, ¿no es definitivo? De hecho, esta es una de las preguntas más comunes que los pacientes hacen antes de someterse a un injerto capilar. Y los que hilan más fino, además, quieren saber cuánto tiempo dura el procedimiento y cuánto tiempo tarda en verse el resultado final.

¿Cuánto dura el injerto capilar? Esta variable que es el tiempo la podemos dimensionar de varias formas. Así que en este post vamos a tratar de hacer una desambiguación del concepto «injerto de pelo cuánto dura» y te compartimos tres respuestas: cuánto dura la intervención, cuánto hay que esperar para ver los resultados y, lo más importante sobre el injerto capilar, cuánto dura el cabello en su sitio. ¡Vamos a ello!

1. ¿Cuánto dura la intervención?

En cuanto a la duración del procedimiento en sí, esto depende del tamaño de la zona que se va a tratar y de la técnica utilizada —FUE, FUS…—. En general, un injerto capilar puede durar de 4 a 8 horas. En algunos casos, puede ser necesario más de una sesión para lograr los resultados deseados. Si bien el procedimiento en sí puede ser largo, el tiempo de recuperación suele ser bastante rápido.

Después de la cirugía, deberás seguir algunas instrucciones para asegurarte de que la zona injertada sane correctamente. Esto incluye:

  • Evitar cualquier actividad que pueda provocar sudoración excesiva en la cabeza durante los primeros días después del procedimiento, incluidas las relaciones sexuales.
  • Prescindir del uso de gorras o sombreros durante un período de tiempo determinado.
  • Seguir las instrucciones del médico sobre el cuidado del cuero cabelludo y sobre cómo lavarte la cabeza.
  • Además, deberás evitar el sol directo en la zona injertada durante al menos dos semanas después de la cirugía.
  • Sigue una dieta saludable y evita el alcohol y el tabaco.
  • Bajo ningún concepto te rasques la cabeza o te arranques las costras.
  • Durante los primeros días, ten cuidado de no rozar la cabeza con la almohada o las sábanas cuando duermas.

2. ¿Cuánto tardan en ser visibles los resultados?

El tiempo que tarda en verse el resultado final del injerto capilar puede variar según la técnica utilizada y la tasa de crecimiento del cabello. En general, podrías ver algún crecimiento de cabello nuevo en la zona injertada en los primeros tres meses después de la cirugía. Sin embargo, el resultado final puede tardar hasta un año en ser visible. Así que, ante todo, hay que armarse de paciencia.

La buena noticia es que la mayoría de los pacientes comienza a ver resultados notables en la zona injertada a los seis meses. Al año, el cabello injertado debería estar completamente crecido y no distinguirse del cabello natural circundante. Eso sí, ten en cuenta que, en algunos casos, puede ser necesario un seguimiento y ajuste después de la cirugía para lograr el mejor resultado posible. Esto es algo que, además, distingue a Clínicas Vögel. No te soltamos la mano, te acompañamos a lo largo de todo el proceso y hacemos un control y seguimiento de tu caso.

3. Injerto de pelo, ¿cuánto dura?

Es importante tener en cuenta que el éxito del injerto capilar depende de varios factores, incluyendo la técnica utilizada, la habilidad del equipo médico y la calidad del cabello donante. Por lo tanto, es importante elegir a un cirujano con experiencia y habilidades en el injerto capilar y discutir tus expectativas antes de la cirugía.

Como los microimplantes se realizan con unidades foliculares de tu propio cuero cabelludo no se va a producir un rechazo. Por tanto, el injerto puede mantenerse perfectamente toda la vida. Eso sí, es importante tener en cuenta el tipo de alopecia, si ya se ha estabilizado, la técnica de implante y un largo etcétera. Por ese, nuestro consejo es que te pongas en manos del mejor equipo de profesionales. Huye de las recetas o paquetes de tratamientos predeterminado, casa caso es único y requiere una valoración bien fundamentada.

Como ves, en general, si te preguntas sobre el injerto de pelo cuánto dura podemos decir que puede ser una excelente solución para la pérdida de cabello y la calvicie de forma permanente. Aunque el procedimiento en sí puede llevar varias horas, el tiempo de recuperación es relativamente corto y podrás ver resultados notables en la zona injertada dentro de los primeros seis meses después de la cirugía. Con la elección adecuada del cirujano y la técnica de injerto capilar, lograrás una apariencia natural y duradera de cabello nuevo en la zona injertada. ¡Pelazo para toda la vida!

Qué es el PRP, ¿alternativa al injerto capilar?

La pérdida de cabello puede sorprender con su aparición tanto a hombres como a mujeres de todas las edades. Por fortuna, existen varios tratamientos destinados a combatir la caída del cabello, incluyendo la terapia de plasma rico en plaquetas —PRP—. En este artículo te contamos qué es el PRP y por qué constituye una alternativa muy interesante al injerto capilar.

¿Qué es el PRP o plasma rico en plaquetas?

El plasma rico en plaquetas —PRP— es un tratamiento que utiliza la propia sangre del paciente para estimular el crecimiento del cabello. Puede ser una alternativa al injerto capilar o un tratamiento de refuerzo mientras esperas a tener el perfil adecuado para un trasplante. Para realizar el PRP se debe extraer una muestra de sangre previamente y procesarla en una centrífuga para separar los componentes sanguíneos.

¿Sabías que el plasma es el componente líquido de la sangre que contiene proteínas, anticuerpos y factores de crecimiento que ayudan a sanar el cuerpo? Las plaquetas son células presentes en la sangre que se adhieren a las paredes de los vasos sanguíneos para ayudar a detener el sangrado y promover la cicatrización de heridas. Dado que el PRP contiene una alta concentración de plaquetas y factores de crecimiento que se inyectan directamente en el cuero cabelludo, puede estimular el crecimiento del pelo.

¿Cómo funciona el PRP para evitar la caída del cabello?

Los expertos creen que el PRP funciona para prevenir la caída del cabello al estimular los folículos pilosos y aumentar el suministro de sangre al cuero cabelludo. Los factores de crecimiento en el PRP pueden ayudar a estimular el crecimiento de nuevos vasos sanguíneos y células capilares.

El PRP también puede reducir la inflamación en el cuero cabelludo y mejorar la salud general del cabello. En algunos casos, este procedimiento también se puede combinar con otros tratamientos para mejorar los resultados, como la terapia con láser de baja intensidad o los medicamentos para el crecimiento del cabello.

¿Qué debes tener en cuenta?

Ahora que ya sabemos qué es el PRP o plasma rico en plaquetas, quedan algunas otras dudas por resolver. Por ejemplo, quiénes pueden aspirar a recibir este tratamiento, entre otros aspectos.

1. Quiénes son buenos candidatos para el tratamiento con PRP

  • El tratamiento con PRP es adecuado para personas que están perdiendo el cabello debido a factores como la alopecia androgenética (u otros tipos de calvas), el estrés, la mala alimentación o los cambios hormonales.
  • Los pacientes con enfermedades autoinmunes, enfermedades de la sangre, infecciones en la piel o problemas de coagulación no son candidatos adecuados para el tratamiento con PRP.
  • El tratamiento también puede ser menos efectivo en pacientes que tienen una calvicie avanzada o cicatrices en el cuero cabelludo.

2. Cómo se realiza

El tratamiento con PRP es un procedimiento simple que se puede realizar en una clínica. El primer paso es extraer una pequeña cantidad de sangre del paciente y procesarla en una centrífuga para separar el plasma y las plaquetas.

Una vez que se ha preparado el PRP, se inyecta en el cuero cabelludo del paciente en áreas donde el cabello es delgado o se ha perdido. El procedimiento suele tardar de 30 a 60 minutos y se puede realizar bajo anestesia local para minimizar el dolor.

3. Cuáles son los resultados

Aunque varían de un paciente a otro, en general, puedes esperar una mejora en la densidad y calidad del cabello después de que transcurran entre tres y seis meses de tratamiento. Es decir, notarás una reducción en la caída del cabello y una mejora en el grosor y la textura del pelo.

Eso sí, debes tener en cuenta que los resultados del tratamiento con PRP no son inmediatos y podrías requerir varias sesiones para lograr los resultados deseados. Además, los resultados pueden ser temporales y necesitarías tratamientos de seguimiento para mantener el crecimiento del cabello.

4. Efectos secundarios

El tratamiento con PRP es generalmente seguro y bien tolerado por la mayoría de los pacientes. Sin embargo, pueden ocurrir algunos efectos secundarios después del tratamiento, como:

  • Dolor o incomodidad en las áreas que reciben la inyección.
  • Hematomas o hinchazón en el cuero cabelludo.
  • Picazón o irritación en la cabeza.
  • Muy rara vez se puede producir una infección en el sitio de la inyección

Estos efectos secundarios suelen ser temporales y desaparecen en unos pocos días. Es importante seguir las instrucciones del médico después del tratamiento para minimizar el riesgo de complicaciones.

Como ves, el tratamiento con plasma rico en plaquetas o PRP puede ser una opción efectiva para combatir la caída del cabello ocasionada por la alopecia androgenética, el estrés o los cambios hormonales. El tratamiento funciona al estimular el crecimiento del pelo y mejorar la salud general del cuero cabelludo. Además, puedes combinarlo con otros tratamientos y remedios naturales.

Si estás interesado en el tratamiento con PRP, ven a Clínicas Vögel, te asesoramos y evaluamos si eres un candidato adecuado y discutir los posibles riesgos y beneficios del procedimiento.

¿Cuál es la mejor edad para un injerto capilar?

De entre todos los factores que debes considerar a la hora de hacerte un injerto capilar, la edad es probablemente uno de los que más te preocupe. «¿Será demasiado pronto?, ¿ya ha pasado mi oportunidad?, ¿cuál es la mejor edad para un injerto capilar?», estas y otras preguntas que tienes en la cabeza encuentran respuesta en nuestro blog.

En este artículo, repasamos los factores que debemos tener en cuenta a la hora de pasar por un injerto capilar, entre ellos, la edad.

¿Hay una edad idónea para hacerse un injerto capilar?

No hay una edad «ideal» para un injerto capilar, ya que cada caso es único y depende de varios factores, como el grado de pérdida de cabello, la salud del cuero cabelludo y la disponibilidad de folículos pilosos donantes.

Sin embargo, en general, la mayoría de los especialistas recomiendan esperar hasta que la pérdida de cabello se haya estabilizado antes de considerar un injerto capilar. ¿Por qué hacemos esta recomendación? Pues porque si te realizas un injerto capilar demasiado pronto, la pérdida de cabello puede continuar y podrías necesitar un segundo o tercer procedimiento para mantener el resultado deseado.

Además, la edad también puede ser un factor a considerar en la determinación de la idoneidad de un paciente para un injerto capilar. En general, la mayoría de los médicos recomiendan tener al menos 25-30 años antes de considerar un injerto capilar, ya que la pérdida de cabello puede ser más difícil de predecir en los individuos más jóvenes.

En cualquier caso, lo más importante es consultar con un médico especialista en injertos capilares para determinar si el procedimiento es adecuado para ti y cuál es el mejor momento para realizarlo.

Factores que determinan la idoneidad del paciente para el injerto

Existen varios factores que debes considerar antes de someterte a un injerto capilar, algunos de los cuales son los siguientes:

  • Cantidad y calidad de la zona donante: El pelo trasplantado se extrae de la zona donante, que suele ser la parte posterior o lateral del cuero cabelludo. Por lo tanto, es importante que en esta zona tengas suficiente cabello sano y denso para poder obtener suficientes folículos pilosos para el trasplante.
  • Tipo y calidad del cabello: El tipo de cabello y su calidad son importantes en el proceso de selección de pacientes para un injerto capilar. De hecho, debes saber que los pacientes con cabello grueso y oscuro generalmente tienen mejores resultados con el trasplante que aquellos con cabello fino y claro.
  • Expectativas realistas: Es importante que tengas unas expectativas realistas sobre los resultados del injerto capilar. Es posible que no se pueda lograr la densidad y la apariencia deseada en una sola sesión de trasplante, por lo que es importante que comprendas el proceso y los resultados que puedes esperar.
  • Estado general de salud: Tu estado general de salud es un factor fundamental que debes considerar antes de un injerto capilar. Los pacientes con enfermedades crónicas, como diabetes o hipertensión arterial, pueden tener un mayor riesgo de complicaciones durante el procedimiento.
  • Edad para un injerto capilar: La edad del paciente también es, como hemos visto, un factor importante a la hora de realizar un injerto capilar. En general, se recomienda que los pacientes tengan al menos 25 años de edad para someterse al procedimiento, ya que la pérdida de cabello a una edad más temprana puede continuar progresando y disminuir los resultados a largo plazo. En este sentido, el tipo de calva o alopecia que padezcas también tiene mucho que decir. Así pues, podríamos decir que la mejor edad para un injerto capilar podría estar entre los 25 y 45 años. Pero, insistimos, el resto de factores podrían modificar la edad para un injerto capilar.
  • Historial de salud y medicamentos: Es importante que informes al equipo médico de cualquier medicamento que estés tomando y cualquier problema de salud que hayas tenido en el pasado o que estés experimentando en el momento del procedimiento. Algunos medicamentos pueden interferir con la coagulación de la sangre, lo que puede aumentar el riesgo de complicaciones.

Como ves, la edad para un injerto capilar depende de otros factores con los que se relaciona. Por tanto, no dejes que tu edad sea un factor delimitante. Acércate a Clínicas Vögel y descubre tus verdaderas opciones a la hora de lograr la imagen que deseas de ti mismo. Ya sea que seas firme candidato para la técnica FUE o técnica FUS, o bien quieras explorar cualquiera de las alternativas al injerto capilar, ponte en buenas manos.

Técnica FUS, ¡todo lo que debes saber!

¿Estás pensando en hacerte un injerto capilar? ¿Conoces las diferentes técnicas que existen para realizar injertos? Es imprescindible recopilar información para tomar una decisión informada, lo sabemos. También somos conscientes de que es mucha información, llena de tecnicismos y muchas veces ininteligible, técnica FUS, técnica FUE… No te agobies, en Clínicas Vögel te lo explicamos todo para que puedas tomar la mejor decisión.

Ya hemos hablado en este blog de la técnica FUE, en esta ocasión hacemos lo propio con la técnica FUS. Recuerda que puedes visitarnos y hacernos partícipes de tus dudas y preocupaciones.

¿Qué es la técnica FUS?

La técnica de injerto capilar FUS (Follicular Unit Strip Surgery) es una técnica quirúrgica de trasplante capilar que implica la extracción de una tira de piel con folículos pilosos de la zona donante para su posterior trasplante en la zona receptora.

Es decir, el cirujano extrae una tira de piel de la parte posterior o lateral de la cabeza —donde el cabello es más grueso y resistente a la caída— y luego separa los folículos pilosos en unidades foliculares de 1 a 4 pelos. Después, estas unidades foliculares se trasplantan cuidadosamente en las zonas donde se requiere un mayor grosor y densidad de cabello.

El procedimiento de injerto capilar FUS

El procedimiento de injerto capilar FUS implica varios pasos, que incluyen:

  • Preparación del paciente: Antes del procedimiento, el equipo médico se reúne contigo para discutir los objetivos, expectativas y cualquier preocupación que puedas tener. A su vez, es necesario completar una evaluación médica para determinar si eres un buen candidato para el procedimiento; es decir si tu alopecia se puede tratar con la técnica FUS.
  • Preparación del zona donante: En primer lugar, el cirujano marca la zona de la que se extraerá la tira de piel en el área donante. Luego, se aplica anestesia local en la zona para adormecerla y minimizar el dolor durante el procedimiento. ¡No sientes nada!
  • Extracción de la tira de piel: Con un bisturí, el cirujano extrae una tira de piel con folículos pilosos de la zona donante. La longitud y el ancho de la tira dependerán de la cantidad de folículos pilosos que se necesiten para el trasplante. Después de extraer la tira de piel, se sutura la zona donante.
  • Preparación de los folículos pilosos: La tira de piel se entrega al personal técnico para que separe cuidadosamente los folículos pilosos en unidades foliculares. Este proceso implica el uso de un microscopio para separar los folículos pilosos de la tira de piel en grupos de 1 a 4 pelos.
  • Preparación del área receptora: Mientras tanto, el cirujano prepara el área receptora donde se trasplantarán los folículos pilosos. Esto incluye la realización de pequeñas incisiones en la zona receptora empleando una aguja o una cuchilla especializada.
  • Trasplante de los folículos pilosos: Una vez que se han preparado los folículos pilosos y el área receptora, se trasplantan cuidadosamente los folículos pilosos en las incisiones realizadas en la zona receptora. Nos aseguramos de que los folículos pilosos se coloquen de manera precisa y cuidadosa para maximizar la tasa de supervivencia.
  • Postoperatorio: Después del procedimiento, el paciente debe seguir las instrucciones del cirujano para asegurar una adecuada cicatrización y recuperación. Esto puede incluir el uso de medicación. En ese caso, en Clínicas Vögel te damos las directrices precisas y te hacemos un seguimiento.
  • Resultados: Los resultados finales de la técnica FUS pueden tardar varios meses en aparecer completamente. Esto se debe a que los folículos pilosos trasplantados necesitan tiempo para establecerse en su nueva ubicación y comenzar a crecer. Sin embargo, una vez que los resultados comienzan a aparecer, notarás una mejoría significativa en la densidad y la apariencia de su cabello.

Ventajas y desventajas de la técnica FUS

Como cualquier procedimiento quirúrgico, la técnica FUS de injerto capilar tiene tanto ventajas como desventajas. Exploremos primero las ventajas:

  • Tasa de éxito: La técnica FUS de injerto capilar se ha utilizado durante más de 20 años y ha demostrado una tasa de éxito alta y constante en términos de supervivencia de los folículos pilosos trasplantados.
  • Resultados naturales: Los folículos pilosos trasplantados se colocan cuidadosamente en el área receptora para que el cabello crezca en una dirección y patrón natural.
  • Mayor cantidad de folículos pilosos: La técnica FUS permite la extracción de una tira de piel con una mayor cantidad de folículos pilosos en comparación con otras técnicas de injerto capilar, lo que puede resultar en una mayor densidad y grosor del cabello trasplantado.

Sin embargo, también hay algunas desventajas asociadas con la técnica FUS, como por ejemplo:

  • Cicatrización: La extracción de la tira de piel puede dejar una cicatriz visible en la zona donante. Eso sí, la cicatriz puede ser disimulada con el cabello que la rodea.
  • Tiempo de recuperación: La técnica FUS de injerto capilar puede requerir un tiempo de recuperación más largo en comparación con otras técnicas de injerto capilar, ya que implica la extracción de una tira de piel y la sutura de la zona donante.
  • Como ves, la técnica FUS de injerto capilar es una técnica quirúrgica bien establecida que se ha utilizado durante más de dos décadas para tratar la pérdida de cabello tanto en hombres como mujeres. La técnica implica la extracción de una tira de piel con folículos pilosos de la zona donante y su posterior trasplante en la zona receptora.

Aunque la técnica FUS tiene algunas desventajas, también ofrece una alta tasa de éxito y resultados naturales y duraderos para muchos pacientes. Si estás considerando un injerto capilar FUS, ven a vernos. En Clínicas Vögel te ayudamos a decidir si eres un buen candidato y qué resultados puedes esperar.

Injerto de pelo sin rapar, ¿es posible?

Esta es quizás una de las preguntas más escuchadas en una clínica especializada en implante capilar. «Perooo… ¿me tengo que rapar?». Lo cierto es que no es del todo necesario afeitarse la cabeza para someterse a un injerto. Sin embargo, hoy por hoy, afeitarse la cabeza es la forma de lograr los mejores resultados. Ahora bien, entendemos que muchas personas, por razones de estética o confianza, no quieren raparse la cabeza, pero sí quieren realizarse un implante. Así que, reformulemos la pregunta: ¿Es posible un injerto de pelo sin rapar la cabeza? Trataremos de responder a la pregunta en este artículo. ¿Te mueres de la curiosidad? ¡Sigue leyendo!

¿Es posible un injerto de pelo sin raparme la cabeza?

La respuesta es: sí, es posible el injerto de pelo sin rapar. Este tipo de procedimiento se conoce como «injerto capilar sin rasurado» o «injerto capilar sin afeitar». En este caso, el cabello no se corta en la zona receptora ni en la zona donante, por lo que el procedimiento es menos invasivo y el tiempo de recuperación es más rápido.

Eso sí, es importante tener en cuenta que este tipo de procedimiento no es adecuado para todas las personas y para todas las situaciones. El equipo médico debe evaluar si eres un buen candidato para este tipo de procedimiento, ya que en algunos casos puede ser necesario rasurar el cabello en ciertas áreas para poder realizar el procedimiento de manera efectiva. Además, podrían proponerte la técnica de la tira o FUS, que es especialmente efectiva en el caso de que tengas el pelo largo.

Por otro lado, es importante que sigas las instrucciones del médico ¡al pie de la letra! después del procedimiento para asegurar una adecuada cicatrización y recuperación.

¿Cómo es el injerto capilar sin rapar la cabeza?

El procedimiento de injerto de pelo sin rapar la cabeza es similar al procedimiento de injerto capilar convencional, pero se realiza de manera un poco diferente para evitar tener que rapar la cabeza.

Estos son los pasos generales que se siguen en un procedimiento de injerto capilar sin rapar:

  • Evaluación: El primer paso es una evaluación exhaustiva de tu tipo de alopecia para determinar si eres un buen candidato para un injerto capilar sin rapar. El médico debe evaluar el grado de pérdida de cabello, la calidad del cabello existente y tu estado de salud general.
  • Diseño del injerto: Después de la evaluación, el médico diseñará el injerto capilar, que incluye determinar el número de injertos necesarios y la zona de la cabeza donde se colocarán.
  • Preparación del área donante: Antes de extraer los folículos pilosos, se aplica anestesia local en el área donante —generalmente la parte posterior de la cabeza— para adormecer la zona y evitar el dolor. Luego, se utiliza una herramienta especializada para extraer los folículos pilosos uno por uno.
  • Preparación del área receptora: En el siguiente paso en el injerto de pelo sin rapar, el médico hace pequeñas incisiones en el área receptora —por lo general la parte frontal de la cabeza— donde se colocarán los folículos pilosos. Estas incisiones se hacen de tal manera que evitamos tener que rasurar o afeitar el cabello existente.
  • Colocación de los injertos: Una vez que se han extraído los folículos pilosos, se colocan cuidadosamente en las incisiones realizadas en el área receptora. El médico se asegura de que los folículos pilosos se coloquen de manera precisa y cuidadosa para maximizar la tasa de supervivencia.
  • Postoperatorio: Después del procedimiento, es imprescindible seguir las instrucciones del médico para asegurar una adecuada cicatrización y recuperación. Esto puede incluir el uso de medicamentos para el dolor o evitar ciertas actividades físicas.

Es importante tener en cuenta que el procedimiento de injerto capilar sin rapar puede tardar más tiempo en completarse que un procedimiento de injerto capilar convencional, ya que el médico debe ser más preciso en la colocación de los folículos pilosos para evitar rasurar el cabello existente. Además, el resultado final puede ser un poco menos denso que en un procedimiento convencional, pero esto depende de la cantidad de cabello existente y la cantidad de injertos necesarios.

Ventajas e inconvenientes de un injerto de pelo sin rapar

Ventajas

  • Discreción, nadie tiene por qué enterarse de que te has hecho un injerto. Además, puedes mantener tu estética habitual durante el proceso
  • Rápida recuperación. Al ser un procedimiento poco invasivo, solo requiere una anestesia local y te recuperarás del todo transcurridas las 24 horas. En tres meses verás los resultados.
  • Resultado muy natural. Lucirás pelazo.

Desventajas

  • Visión parcial del cuero cabelludo. El equipo médico tendrá una visión más sesgada del cuero cabelludo, por lo que es recomendable ponerse en buenas manos. La experiencia en este caso es un grado, el cirujano tiene menos información de tu cuero cabelludo que si lo tuviese todo visible después de haber rapado tu cabeza.
  • Hay menos folículos dispuestos para implantar, ya que solo se extraen de las áreas rasuradas. Además, existe la posibilidad de que el pelo implantado tenga una tasa de supervivencia menor.

Como ves, sí, es posible un injerto de pelo sin rapar la cabeza, además de otras muchas alternativas que puedes valorar. Si te preocupa tener que raparte la cabeza, siéntete con la confianza de consultarlo con los especialistas. Casi con total seguridad, hay un modo de hacer un injerto de pelo ajustado a tus necesidades. ¡Ven a comprobarlo a Clínicas Vögel!

Dirección

C/Italia, 30 
Alicante, 03003

Horario

10:00 AM – 20.00 PM
Lunes – Viernes

Contáctanos

Telefono: 689 37 01 02
Email: info@clinicasvogel.com

💬 Hablamos?